MECO – ¿La localidad española más alejada del mar?


Meco, es una localidad del llamado Corredor del Henares, situada dentro de la comarca de Alcalá, a unos 40 kilómetros de Madrid

Meco es conocida en todo el país por el famoso centro penitenciario Madrid 2, más conocido como Alcalá-Meco, con el que curiosamente no tiene relación, simplemente adoptó este nombre ya que se encuentra situado en la carretera que comunica ambas localidades.

Lo que sin duda la mayoría de la gente no conoce, es que Meco cuenta con una característica que la hizo ser merecedora de múltiples privilegios mediante favor papal.

En 1487 el papa Inocencio VIII concedió una bula para suavizar la dureza de la Cuaresma en Meco, puesto que se consideraba (de forma errónea), que este municipio era el más alejado al mar de toda la península, lo que implicaba la consiguiente dificultad para abastecerse de pescado fresco o de obtener determinados alimentos. Se le concedió por tanto a dicha localidad la libertad para comer carne durante la Semana Santa.

Realmente el punto de España más alejado del mar, en todas sus direcciones, parece ser el pequeño pueblo toledano de Nombela,  que está cerca del punto en que confluyen las provincias de ToledoMadrid y Ávila. Esta afirmación no implica que hablemos de centro geográfico, que algunos autores sitúan en el llamado Cerro de los Ángeles, en la localidad madrileña de Getafe.

Esta “Bula de Meco” se completó con otro privilegio otorgado por el papa Clemente XIV, quien el 12 de Septiembre de 1772, regulando el derecho de asilo en el arzobispado de Toledo, limitó esta posibilidad a la iglesia parroquial de Meco.

“La bula tiene tantas condiciones que no existe plebeyo, persona de poder, indigente que mediante la bula no pueda eximirse de pagar, ceñirse a contrato, o respetar una palabra dada.”

La redacción de la bula era tal, que permitía siempre una interpretación que liberaba a los habitantes de Meco de la mayoría de cargas, de esta forma los habitantes de Meco eran excusados del cumplimientos de los deberes que se aplicaba al resto de ciudadanos. Así surgió la expresión  “No valerle la bula de Meco“, es decir, que se trataba de algo tan complicado o tan grave que ni la bula  lo podía salvar.

Entre otros innumerables beneficios, los ciudadanos de Meco además podían saltarse el precepto de ayuno de determinados viernes, así como los de algunos otros días a lo largo del año,

Estos privilegios papales de Meco, están muy presentes en esta localidad madrileña, y se recuerdan anualmente durante el mes de Noviembre con la celebración de un Festival Cultural, donde los mequeros  tienen una cita con el teatro, la danza y la música.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: