EILMER de MALMESBURY- el MONJE VOLADOR


Uno de los mayores sueños del hombre ha sido siempre el de volar como los pájaros, poder desplegar unas alas y remontar el cielo libremente.

Han sido muchos los que lo han intentado a lo largo de la historia hasta que en 1903 los hermanos Wright lograran volar gracias a un avión, pero hubo un personaje muy anterior que tambien lo consiguió, aunque fuera durante un corto periodo de tiempo

Eilmer (aunque en algunos documentos figura como Elmer o incluso Oliver) fue un monje benedictino del s.XI, estudioso de las matemáticas y la astrología, perteneciente a la Abadía de Malmesbury en Wiltshire (Inglaterra).

Fascinado con la idea de poder volar, y obsesionado con las leyendas sobre Ícaro y Dédalo, ideó un prototipo de alas mecánicas que le permitirían realizar el mismo movimiento que un pájaro.

Eilmer estudió durante mucho tiempo las constantes del viento y presión atmosférica para poder realizar un vuelo perfecto.

En el año 1010 preparó todo para probar su idea; sujetó las alas que había estado confeccionando a lo largo de años, a sus brazos y piernas, y desde la torre más alta de la abadía esperó para lanzarse en el momento más apropiado. Se trataba de unas alas montadas sobre una estructura de madera, de forma similar a un “ala delta” o una “cometa”.
El viento soplaba con una fuerza suficiente como para poder ayudarlo a conseguirlo y, a lo largo de 200 metros, Eilmer consiguió volar.

Todo iba según lo había planeado, pero un cambio brusco en el viento hizo que se precipitara rápidamente contra el suelo. El impacto le provocó importantes fracturas; la más grave, la rotura de ambas piernas.

Durante su recuperación este monje no desistió de su idea y se entretuvo trabajando en un nuevo modelo de alas más perfeccionadas a las que le añadió una cola para controlar el viento y así evitar un nuevo accidente. A pesar de su recuperación, la caída le dejó importantes secuelas en una de sus piernas, teniendo que caminar ayudado por un bastón.

Pero los nuevos planes del monje volador llegaron hasta oídos del Abad, que ordenó requisarle todos los planos y anotaciones sobre las nuevas alas a construir y le prohibió cualquier otro intento de lanzarse al vacio para volar.

Esta historia se ha podido conocer gracias al libro “Anglorum Gesta Regum” que escribió, a finales del siglo XI, William de Malmesbury. En esta localidad británica, el “monje volador” es todo un héroe considerado como uno de los precursores de la aviación.

Anuncios
  1. #1 por Macarroni el septiembre 3, 2011 - 02:32

    Tienes un gran blog, de entretenerte leyendo un buen rato. Qué huevos tuvo el monje, lo impresionante es que no la palmó, eso quiere decir que el artefacto de alguna manera planeó, porque desde ahí arriba la hostia es mortal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: