Las TERMAS ROMANAS de BATH


En la localidad de Bath (Somerset – Inglaterra) nos encontramos con uno de los edificios históricos de mayor importancia turística del Reino Unido, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987: LAS TERMAS ROMANAS DE BATH.

El complejo que está muy bien conservado, se puede dividir en cuatro grupos:

1- El “Manantial Sagrado”, es el “corazón” de estos baños, allí fluye el agua caliente, casi 1,2 millones de litros cada día a una temperatura de 46 grados.

2- El Templo Romano

3- El Gran Baño, se trata de una piscina rectangular de 1,6 de profundidad, llena del agua caliente que fluye desde el manantial. La piscina se encuentra rodeada de una galería porticada.

4- La Casa Museo, contiene cientos de artefactos romanos, incluyendo las ofrendas que los romanos tiraban al agua para honrar a la diosa Sulis.

Las termas están situadas por debajo del nivel de la calle y los edificios, construidos en el siglo XIX tras su descubrimiento, se encuentran por encima. En una visita cubierta y subterránea – bajo el cementerio de la propia abadía de Bath- es posible contemplar los restos arqueológicos de semejante joya.

La actual Bath fue una fundación romana de época flavia a orillas del río Avon, se trata de la única fuente termal de Gran Bretaña.
El primer templo de fuentes termales construido en este lugar estaba dedicado a la diosa celta Sulis, cuyo equivalente romano fue Minerva. Tras la conquista romana de Britania, el nombre de Sulis se mantuvo, hecho mas que probado ya que dió nombre a la localidad donde se encontraron estas termas: la villa de Aquae Sulis (“las aguas de Sulis”).

Esta maqueta muestra como pudo ser el templo de Sulis Minerva.

El templo romano fue construido durante la ocupación romana de la isla, entre los años 60-70, bajo el reinado del emperador Claudio y el complejo termal durante los siguientes 300 años.
Claudio ordenó a sus ingenieros que trajeran postes de roble para que el complejo tuviese una base sólida y que rodearan la fuente de la que brotaban las aguas termales con un cámara de piedra irregular recubierta de plomo.

Las termas incluía un caldarium (baño caliente), un tepidarium (baño templado) y un frigidarium (baño frío).

Esta fotografía muestra la estructura por donde circulaba el aire caliente que caldeaba el pavimento.

Caldarium

Uno de los hallazgos mas curiosos son las numerosas “tablillas de maldición”. Se trata de láminas de metal que contenían mensajes para la diosa Sulis, encontradas por los arqueólogos en el Manantial Sagrado.
Estaban escritas en latín y se usaban para echar maldiciones sobre las personas que hacian algo indebido. Por ejemplo, si a un ciudadano le robaban su ropa en los baños, escribia una maldición nombrando a los sospechosos en una tablilla para que fuera leída por la diosa Sulis Minerva.

Además se descubrieron en el Manantial Sagrado más de 12 mil monedas romanas, que al parecer configuran la mayor ofrenda divina realizada en Britania.

Tras la retirada de los romanos de Britania durante el siglo V el edificio cayó en desuso, la Crónica Anglosajona señala que los baños originales fueron destruidos durante el siglo VI.

Según una famosa leyenda del siglo XII, en esta zona del oeste de Inglaterra, en el siglo V a.C., un príncipe celta llamado Bladud, afectado por la lepra, se curó tras bañarse en unos manantiales de agua caliente cerca del río Avon. Así pudo llegar a convertirse en rey y tener un hijo, Lear, inmortalizado por Shakespeare.

Actualmente los baños no se utilizan, no solo porque se utilizó durante años como desagüe de numerosas tuberias, sino porque además durante la Segunda Guerra Mundial se descubrieron altos niveles de radioactividad en sus aguas y se confirmó como un lugar propicio para la propagación de enfermedades infecciosas.

De hecho fue cerrada al público definitivamente en 1979, tras la muerte de una niña que bebió de forma accidental un poco del agua de los baños mientras nadaba en ellos y murió al cabo de cinco días a causa de una meningitis amébica. Las pruebas demostraron que el origen de la meningitis era un bacilo de Naegleria fowlerii26 que la niña había cogido en la piscina.

En las cercanías de los baños romanos se construyó un edificio conocido como Thermae Bath Spa, diseñado por Nicholas Grimshaw & Partners, donde si está permitido el baño, sus aguas proceden de unos pozos practicados para ese fin.

Dejo algunas fotografías más de las antiguas termas:

Horarios de visita de las Termas Romanas de Bath:

Los Baños romanos de Bath los puedes visitar desde las 9 hasta las 21 horas, en julio y agosto; en primavera y otoño, el horario de visita es de 9 a 18 horas; y desde noviembre a febrero, de 9 a 12,30 horas.

En todos los casos, el último acceso a la visita es una hora antes de la hora de cierre.

Los precios de las entradas (2011) son de 12 euros (12,5o euros en julio y agosto), con precios reducidos de 10,50 euros para seniors y estudiantes desde 17 años, para los niños, 7,8o euros, y para familias, 34 euros.

Para la visita de las Termas Romana de Bath, existe servicio de audioguía en español, ya incluido en el precio de la entrada, y además se puede participar de forma gratuita en las visitas guiadas en inglés que se realizan periódicamente, con una duración de una hora.

Centro de Información Turística de Bath:

– Llamadas internacionales: +44 844 847 5257

– Llamadas desde el Reino Unido: 0906 711 2000 (coste de la llamada, 50 peniques por minuto)

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: