LEX FLAVIA MALACITANA: Málaga Desconocida


La Lex Flavia Malacitana o Lex Malaca, es un conjunto de normas jurídicas que regían la población de Malaca (Málaga), en el momento en que pasó de ser una ciudad federada a municipio de pleno derecho dentro del Imperio romano.

Roma conquistó la ciudad en el año 218, al finalizar la Guerras Púnicas. El Municipium Malacitanum era un punto importante de tránsito dentro de la Vía Hercúlea, gracias a su papel clave a la hora de comunicar la Hispania Interior con los demás puertos del Mediterráneo.

En el año 74, Vespasiano otorgó a Malaca su Lex Flavia, tras la concesión de este soberano del ‘ius latii’ o derecho latino a toda Hispania de forma generalizada, aunque no entró en vigor hasta algún momento indeterminado entre los años 81 y 96, bajo el mandato de Domiciano. A partir de ese momento los ciudadanos de Malaca pasaron a ser ciudadanos romanos de pleno derecho.

La costumbre era grabar los documentos oficiales en superficies metálicas, que se exponían en un lugar privilegiado dentro de los edificios públicos, para que todos los ciudadanos conocieran estas leyes, así la Lex Flavia Malacitana se compuso inicialmente de 5 tablas de bronce, de las que sólo fue encontrada una en la zona de El Ejido, concretamente en el Barranco de los Tejares (en una zona entre el Paseo de Capuchinos y Calle la Victoria), en octubre de 1851, mientras unos obreros recogían barro para la elaboración de tejas.

El descubrimiento de la Lex Flavia Malacitana (una tabla), y junto a ella la de Salpensa (actual Utrera), supuso el primer hallazgo mundial de leyes municipales romanas.

Estas tablas de medidas desiguales, estaban escritas por una de sus caras y habían sido enterradas dentro de un habitáculo realizado con ladrillos de factura romana, recubierto en su exterior con capas de arcilla, las caras escritas se conservaban cubiertas por un lienzo blanco.

Los trabajadores que las encontraron, vendieron estas piezas al peso (hablamos de unos 90 kg) a la familia Luque, que eran unos conocidos broncistas de la ciudad, cuya tienda se situaba en Calle Compañía, pero antes de ser fundidas la noticia de su existencia llegó a oídos de la familia Loring-Heredia (Amalia Heredia Livermore y Jorge Loring Oyarzábal), quienes compraron las tablas con la intención de iniciar una colección arqueológica. Se dice que estás fueron las últimas de una serie de tablas que si que acabaron en la fundición de los Luque.

El prestigioso abogado y filólogo, Manuel Rodríguez de Berlanga y Rosado, cuñado de Jorge Loring, se dedicó a estudiar, traducir y divulgar entre los especialistas la Lex Flavia Malacitana, trabajo gracias al cual fue nombrado Caballero de la Real Orden de Isabel La Católica.

En este enlace podemos ver la traducción realizada por Rodriguez de Berlanga:

http://www.cedma.com/archivo/jabega_pdf/jabega27_3-14.pdf

Las tablas fueron expuestas durante años en el Museo Loringiano que existe en la finca de la Concepción, pero los Loring decidieron vender su colección de bronces jurídicos al Estado para evitar que este hallazgo se perdiera tras su muerte. De las cinco tablas de bronce de las que estaba compuesta la Lex Malaca, sólo se encontró la que contiene las rúbricas de la 51 a la 69, y pertenecen actualmente a los fondos del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, que las adquirió por 100.000 pesetas en 1897.

El Ayuntamiento de Málaga posee una copia de estas tablas que expone en el Salón de Plenos, y también hay una copia en el Palacio de la Aduana.

MUSEO LORINGIANO

  “Miden unos 89 cm de alto y 122 cm de ancho y tiene un grosor entre 0.9 izquierda y 0.5 derecha. Los bordes superior e inferior son irregulares, mientras que los laterales son lisos, aunque las medidas totales con el marco son de 94 por 130 cm y su peso de 90kg. La grabación de la inscripción parece haber sido realizada antes de montar el marco porque hubiera sido un estorbo a la hora de manejar el cincel. El texto contiene parte de la versión de Lex Latii dada por Domiciano al nuevo municipio Flavio de Malaca, concretamente desde el capítulo 51 hasta el 66. Cada capítulo va precedido por su título, sangrado e introducido por una rúbrica. La primera línea de cada capítulo sobresale por la izquierda y empieza casi con una o dos letras mas grandes o entrelazadas. Debajo de ellas está el número del capítulo. Abundan las letras grandes. A veces es complicado distinguir letras como la I, T y L. Algunas palabras olvidadas se añadieron en letras más pequeñas sobre “comillas”. El nombre de Domiciano fue borrado después de su muerte y damnatio memori queda legible. Los signos de interpunción son pequeños triángulos blancos, los cuales se han colocado de manera poco sistemática.”

El contenido de la Lex Flavia Malacitana es parecido al de la Lex Salpensa, la diferencia principal es que el nombre de Domiciano no aparece en la segunda, por lo que se supone que se estaba confeccionando en Málaga y no fue terminada… de todas formas hay varias teorías acerca de por qué ambas tablas aparecieron juntas.

El bronce encontrado contenía parte de la legislación por la que se regía el municipio malagueño durante la dominación romana, a finales del siglo I. Se compone de cinco columnas con 350 renglones.

En ella podemos encontrar todo lo relativo a las normas a seguir en las elecciones o comicios y cómo se desarrollaba el procedimiento de elección y votación de los magistrados por las asambleas populares; cómo se elegía a los representantes de Malaca en Roma, y las normas de gestión de los fondos públicos.

En esta ley también se recogen varias disposiciones relativas a la normativa urbanística, por ejemplo, señalaba que los propietarios de edificios destruidos sin motivo suficiente deberían reconstruirlos en un año o pagar una multa; o que las obras iniciadas tenían que ser publicadas mediante tablillas o carteles en las calles.

La gran ventaja de ser ciudad federada y tener un ordenamiento jurídico propio, radicaba en que por ejemplo los malagueños podían presentar a sus candidatos a ediles locales sin necesidad de tener en cuenta las designaciones imperiales.

También mencionaba aspectos como la religión o el culto al emperador divinizado.

Actualmente podemos ver fragmentos de la Lex Flavia Malacitana en la fachada del nuevo Centro de Interpretación del Teatro Romano.

Os dejo una página muy completa con reconstrucciones de lo que tuvo que ser la Málaga Romana:

http://web.me.com/lxt/NonoLand/Malaca.html

Anuncios
  1. #1 por Anónimo el enero 2, 2014 - 20:01

    Ahora la página está en la Web Malaga dimensiones.. http://laporte.es/Malaca.html .. . ; )

  2. #2 por Antonio lxt el enero 2, 2014 - 20:02

    Ahora la página está en la Web Malaga dimensiones.. http://laporte.es/Malaca.html .. . ; )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: